This is an August 2007 copy of a website maintained by the Center for International Policy. It is posted here for historical purposes. The Center for International Policy no longer maintains this resource.

Home
|
Analyses
|
Aid
|
|
|
News
|
|
|
|
Last Updated:1/9/02
Speech by U.S. Ambassador to Colombia Anne Patterson, Tolemaida military base, January 8, 2002

Es un privilegio acompañarlos en esta ceremonia de presentación de catorce helicópteros Blackhawk, los cuales hacen parte del esfuerzo conjunto que realizamos contra el tráfico internacional de narcóticos.

Estos helicópteros se encuentran entre los mejores del mundo. Se adaptan a casi cualquier terreno y están en capacidad de realizar operaciones nocturnas mediante el uso de dispositivos de visión nocturna.

Cada aparato tiene cupo para transportar entre catorce y veintiún miembros de las Fuerzas Armadas, así como para llevar carga.

A los helicópteros se les puede acondicionar diferente tipo de armamento, incluyendo cohetes, cañones de veinte milímetros y ametralladoras calibre cincuenta para protección de las tropas terrestres.

Al proporcionar estos helicópteros, Estados Unidos incluyó un programa completo de entrenamiento para pilotos y jefes de tripulación, así como una capacitación en el uso del equipo de visión nocturna.

El programa de entrenamiento se realizó en el Fuerte Rucker en Alabama y en el Fuerte Eustis en Virginia, así como en el Centro de Entrenamiento Conjunto de Helicópteros en Melgar.

También inauguramos hoy un nuevo hangar proporcionado a través de la ayuda de Estados Unidos para el Plan Colombia. Tanto el hangar, como sus instalaciones de apoyo, la plataforma y las áreas para capacitación tienen un valor cercano a los diez millones de dólares.

La entrega de estos helicópteros UH60L constituye la mayor parte de la ayuda para seguridad bajo Plan Colombia. Estos aparatos empezaron a llegar a Colombia a finales de julio del año pasado; los últimos cuatro se entregaron el veintiséis de diciembre.

A un costo de catorce millones de dólares por unidad, estas catorce aeronaves y los dos helicópteros Blackhawk entregados a la Policía Nacional tienen un valor total de US$224 millones.

Estas aeronaves se suman a otros trece helicópteros Blackhawk y a las demás aeronaves que el gobierno colombiano ha adquirido con sus propios recursos para el Batallón Aéreo.

La contribución directa del gobierno colombiano es significativa y permanente. Los actos de hoy representan un importante progreso en la capacidad aérea de las Fuerzas Armadas colombianas y de la Policía Nacional.

Treinta y tres helicópteros UH-1N proporcionados por el gobierno de Estados Unidos ya se están utilizando en operaciones antinarcóticos en Colombia.

Veinticinco Huey-II empezarán a llegar a Colombia este mes. En conjunto, estas aeronaves muestran un aumento excepcional en nuestros esfuerzos bilaterales para interceptar al narcotráfico en su fuente.

Hemos logrado notables éxitos en el primer año del Plan Colombia. Por todo el país, las fuerzas de seguridad colombianas, tanto las fuerzas armadas como la policía, han destruido 1.400 laboratorios de cocaína; 84 laboratorios de clorhidrato de cocaína; casi 54.000 kilos de cocaína pura; y casi 27.000 kilos de base de coca.

Al mismo tiempo, la Policía Nacional erradicó 94.000 hectáreas de cultivos de coca en 2001; más del doble de la erradicada el año anterior.

Este es un buen principio, pero reconocemos que únicamente los esfuerzos sostenidos llevarán a éxitos permanentes en erradicación e interceptación.

A medida que estos helicópteros y aeronaves adicionales para erradicación comienzan a operar durante 2002, por primera vez tendremos suficientes recursos en Colombia para interceptar los cargamentos ilegales y erradicar los cultivos ilícitos más rápido de lo que los narcotraficantes pueden cultivar, procesar y transportar la cocaína y la heroína.

Con estos nuevos recursos, creemos que veremos niveles muchísimo más bajos de producción de narcóticos en Colombia en 2002 y 2003.

Señor Presidente, con su visión y liderazgo, se están obteniendo importantes resultados en la lucha contra las drogas y esperamos aún mayores logros en el futuro. Por medio de la Iniciativa Regional Andina proporcionaremos otros US$625 millones a Colombia y sus vecinos durante este año.

Con base en el éxito de la Brigada Antinarcóticos que ya está funcionando en el sur de Colombia, esperamos comenzar este año el entrenamiento de la Segunda Brigada Antinarcóticos, la cual va a operar a nivel nacional.

Por lo tanto, continuaremos apoyando al gobierno colombiano en su lucha contra la producción de cocaína y heroína, para fortalecer el imperio de la ley y promover alternativas legales al cultivo de drogas ilícitas.

Continuaremos trabajando unidos para librar a Colombia, la región y el Hemisferio de los narcóticos. Gracias.

As of January 9, 2002, this document was also available online at http://www.presidencia.gov.co/webpresi/noticias/
2002/enero/08/2002010814.htm

Google
Search WWW Search ciponline.org

Asia
|
Colombia
|
|
Financial Flows
|
National Security
|

Center for International Policy
1717 Massachusetts Avenue NW
Suite 801
Washington, DC 20036
(202) 232-3317 / fax (202) 232-3440
cip@ciponline.org