This is an August 2007 copy of a website maintained by the Center for International Policy. It is posted here for historical purposes. The Center for International Policy no longer maintains this resource.

Home
|
Analyses
|
Aid
|
|
|
News
|
|
|
|
Last Updated:2/7/06
Qué está pasando en Washington, 1 de enero - 6 de febrero de 2006

Como respuesta a las numerosas solicitudes de la sociedad civil colombiana en recibir información sobre las iniciativas legislativas en los Estados Unidos, el Centro para las Políticas Internacionales (CIP) ha decidido crear este boletín.

Por Claudia Arango, asistente de investigación

1. “Críticos dicen que la guerra antidrogas que libra los EE.UU. en Colombia está fracasando,” según el Chicago Tribune del 2 de febrero.

“Seis años después de que Estados Unidos inició un plan antinarcóticos en Colombia, los estadounidenses responsables de formar las políticas y los expertos se encuentran inciertos en cuanto a si sus esfuerzos han reducido significativamente el suministro de cocaína que llega a su país.

“… El embajador de los Estados Unidos para Colombia, William Wood,  dijo que la aumentada interdicción de las drogas junto con el número record de traficantes colombianos extraditados a Estados Unidos también ha contribuido al plan Colombia. ‘Nosotros pensamos que el programa antinarcóticos es eficaz,’ dijo Wood.

“En noviembre del 2005 la GAO (Government Accountability Office) reportó que la rama investigativa del congreso ha cuestionado la fiabilidad de los datos del gobierno de  Estados Unidos en cuanto al tráfico de cocaína.

“… [El ex embajador Myles] Frechette y otros expertos dicen que un tema que los legisladores de Estados Unidos examinaran cuidadosamente es el tema de la efectividad de la desmovilización paramilitar en el Plan Colombia. Desde el 2003 aproximadamente 17,000 de los 20,000 guerrilleros de la AUC han entregado sus armas. Los uribistas dicen que esto ha reducido las matanzas y otros actos violentos en Colombia.”

2. El Los Angeles Times informa sobre “Afro Colombianos desplazados por la guerra de la Coca,” el 4 de enero.

“Armando Garces, un miembro de la comunidad Afro Colombiana,  se rehusó a abandonar su casa cuando miembros de la milicia fueron puerta a puerta ordenando a los residentes a evacuar sus casas durante las siguientes 48 horas. Luego, comenzó un día completo de batalla entre los paramilitares y la guerrilla por el control de un cultivo de coca y rutas de transito. Garces dijo:“Nos escondimos todo el día debajo de las camas, y al día siguiente nos decidimos ir”. Aproximadamente 500 residentes de la zona se marcharon ese día y se unieron a la larga lista de desplazados.

Más de 3 millones de colombianos han sido desplazados por el conflicto interno del país, solo Sudan tiene más desplazados internos que Colombia según el Consulado de refugiados en Noruega, un grupo de derechos humanos que ha calculado el número de desplazados alrededor del mundo para el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Aunque Colombia tiene un alto número de desplazados, según los expertos,  la cantidad ha aumentado notoriamente durante los últimos meses y la gran mayoría son de la comunidad Afro Colombiana. Esta comunidad es un blanco común para el desplazamiento porque tienen escasez de poder político y están localizados en zonas rurales estratégicas del país. El crecimiento de desplazados tiene mucho que ver con las fumigaciones patrocinadas por los Estados Unidos para erradicar los cultivos de coca, en consecuencia esto ha hecho que la cultivación de coca se desplace a áreas más remotas, alrededor de Bajo Calima, donde la comunidad Afro Colombiana está concentrada.”

3. Apartes del Informe Mundial 2006 de Human Rights Watch, 18 de enero.

“Colombia padece la situación más grave de derechos humanos y derecho humanitario en la región. Azotado por un conflicto interno en el que están implicadas fuerzas gubernamentales, grupos guerrilleros y paramilitares, el país cuenta con una de las mayores poblaciones de personas desplazadas del mundo.

“…Los miembros de las fuerzas armadas han estado implicados en ocasiones en abusos, cometidos independientemente o en colaboración con paramilitares. La impunidad por dichos crímenes, particularmente cuando implican a oficiales militares de alto rango, sigue siendo un problema grave. Persisten los lazos entre unidades militares y grupos paramilitares, y el gobierno aún no ha adoptado medidas creíbles para romperlos.

“…Se han hecho escasos esfuerzos por investigar los crímenes cometidos en el pasado por los paramilitares desmovilizados o reunir información de inteligencia que podría emplearse para desmantelar las estructuras de estos grupos o identificar a sus patrocinadores y sus bienes. El cotejo de nombres individuales con la documentación de los fiscales se saldó tan sólo con una docena de enjuiciamientos de paramilitares implicados en investigaciones en curso, ya que en la mayoría de las investigaciones no se identifica al responsable por su nombre, sino por su apodo y otros factores.

“…Unidades de las fuerzas armadas colombianas continúan tolerando, apoyando y cometiendo abusos en colaboración con miembros de grupos paramilitares. En 2005, se siguió informando de abusos cometidos por miembros de la 17ª Brigada del Ejército, así como por miembros de las fuerzas armadas que operaban en la región de Chocó.”

4. “La meditación de Uribe,” por Marcela Sánchez, publicado en WashingtonPost.com el 3 de febrero, discute la injerencia paramilitar en la campaña electoral colombiana. 

“William B. Wood, el embajador estadounidense en Colombia, ha emitido advertencias similares sobre los paramilitares, que en las elecciones locales y regionales de 2003, sobornaron, intimidaron y en algunos casos asesinaron candidatos para que otros quedaran libres de rivales. En un discurso en Bogotá en diciembre, Wood afirmó que ‘existe amplia preocupación de que similares prácticas electorales puedan ocurrir en las elecciones de 2006.’

“Los comentarios de Wood tocaron una fibra sensible y Uribe, posiblemente el aliado más cercano del Presidente Bush en América Latina, respondió con fuerza. ‘El Gobierno colombiano no acepta la intromisión de gobiernos extranjeros así sea de Estados Unidos.’ La embajada estadounidense trató de suavizar las palabras de Wood, pero el diplomático estaba en lo correcto.

“…El proceso de desmovilización de Uribe puede estar canjeando la paz por la legitimación política de un grupo que Estados Unidos identifica como una organización terrorista internacional con estrechos vínculos con el narcotráfico. Y aunque es cierto que cada vida que se salve justifica una buena cantidad de concesiones, el riesgo es que el líder más efectivo y popular en la historia reciente de Colombia termine presidiendo sobre una nueva erosión del estado de derecho y las instituciones democráticas colombianas.”

5. Soldado del Ejército estadounidense recibe 23 años de prisión por traficar cocaína desde Colombia.

El sargento del batallón 204 de inteligencia militar de Fuerte Bliss, Texas, Daniel Rosas, de 23 años, recibió una sentencia de prisión de 23 años el 27 de enero por contrabandear aproximadamente 175 libras de cocaína a los Estados Unidos. El Sargento Rosas fue detenido en la base aérea Apiay en Meta en marzo de 2005. Rosas se enfrentaba a una sentencia máxima de 390 años por conspiración, catorce cargos de posesión, distribución e importación de cocaína; seis cargos de lavado de dinero; y dos cargos relacionados con crímenes hechos con un arma.

6. Según el Chicago Tribune del 25 de enero, “Uribe, aliado de los Estados Unidos, le agrada a los colombianos.”

“La ola de popularidad del presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez está creciendo y es muy posible que gane la reelección en mayo del 2006. Firme conservador y aliado de los Estados Unidos, Uribe ha alcanzado una aprobación histórica por parte del público con ratings superando el 70% con su agresiva ofensiva militar en contra de insurgentes izquierdistas y su estilo austero. 

“…La posible reelección de Uribe es buena noticia para la administración Bush, la cual esta bajo constante critica a lo largo de toda la región por un creciente numero de izquierdistas quienes rechazan el modelo económico neoliberal y el TLC (Tratado de Libre Comercio) respaldado por Washington.

“El apoyo del presidente colombiano para la guerra en Irak y su campaña agresiva para erradicar la coca lo han hecho ‘el niño mimado’ de los Estados Unidos, con lo cual ellos han invertido $4 billones de dólares en Colombia desde el 2000, principalmente para la lucha contra las drogas.

“…Los críticos reconocen que las políticas de Uribe de ‘seguridad democrática’ han hecho de Colombia un lugar más seguro, pero insisten que la guerra contra los insurgentes no puede ser ganada militarmente sin que necesita una solución política.

“…La única potencial amenaza para la reelección del presidente Uribe ha sido la revelación de que cinco partidarios del gobierno que se están postulando para la asamblea legislativa nacional son sospechosos de tener nexos con grupos paramilitares. La revelación afecta a Uribe porque el ha entrado en conversaciones para acuerdos de paz con estos.”

Google
Search WWW Search ciponline.org

Asia
|
Colombia
|
|
Financial Flows
|
National Security
|

Center for International Policy
1717 Massachusetts Avenue NW
Suite 801
Washington, DC 20036
(202) 232-3317 / fax (202) 232-3440
cip@ciponline.org