This is an August 2007 copy of a website maintained by the Center for International Policy. It is posted here for historical purposes. The Center for International Policy no longer maintains this resource.

Home
|
Analyses
|
Aid
|
|
|
News
|
|
|
|
Last Updated:6/13/06

Traducción de las ponencias del Rep. Jim McGovern, debate sobre la ayuda a Colombia, 9 de junio de 2006


A continuación presentamos una traducción de las ponencias que hizo el Representante Jim McGovern (D-Massachusetts) en el debate sobre la enmienda # 7 al proyecto de ley de ayuda al exterior para 2007, el pasado viernes 9 de junio de 2006.

Después de una hora de debate, la enmienda fue derrotada por un margen de 174 votos a favor y 229 en contra.


Señor Presidente de la Cámara de Representantes,

Esta enmienda es bastante clara. Incrementa por $30 millones de dólares el apoyo al Fondo de Ayuda de Emergencia para Refugio e Inmigración (Emergency Refugee and Migration Assistance Fund, ERMA), y disminuye por esa misma cantidad la cifra destinada a la Iniciativa Anti-droga Andina (Andean Counterdrug Initiative, ACI).

La reducción de la cuenta ACI debe sacarse de la ayuda militar y de erradicación de cultivos de droga, un monto que en el proyecto actual es más que lo que solicitó el Presidente Bush. Según entiendo por medio de cifras proveídas por el Subcomité de Operaciones en el Exterior, bajo el ACI el Presidente Bush pidió $506.2 millones de dólares para Colombia. El Comité resultó proporcionando $545.2 millones de dólares para todas estas categorías de ayuda. Aún después de que esta cifra fuera reducida por $30 millones, la ayuda para Colombia solicitada por el presidente sin embargo estaría $512.2 millones, es decir, $9 millones más allá de la solicitud del presidente para el año fiscal del 2007.

Señor Presidente, yo he estado antes en este recinto expresando mis preocupaciones con nuestra política en Colombia. La política de erradicación de droga ha sido un fracaso miserable. El ejército colombiano continúa cometiendo actos atroces con impunidad.

Sé que algunos de mis estimados colegas que oponen esta enmienda vendrán de una vez más con sus cuadros y gráficas y flechas que señalan hacia allí y hacia allá. Pero sin importar como lo enfocamos, el resultado final es que después de seis años y $4.7 mil millones de dólares para Colombia, estamos en el preciso lugar donde empezamos en relación al cultivo de la droga en Colombia.

La misma cantidad de coca se está cultivando hoy en Colombia que en 1999. Pero no sólo lo dice Jim McGovern. Este dato viene de nuestra propia Oficina de Control Narcótico y Política de Droga (Office of Narcotics Control and Drug Policy, el "Zar Antidrogas"). Son sus cifras. Sus descubrimientos. Sus conclusiones. El Departamento de Estado los apoya en esto.

$4.7 mil millones. Como lo afirma tan elocuentemente el reporte del Comité que acompaña este proyecto de ley en la página 62 - después de un incremento masivo en fumigaciones, de 47,000 hectáreas al inicio del Plan Colombia hasta hoy, cuando fumigamos 138,775 hectáreas el año pasado - no hemos conseguido absolutamente nada, Señor Presidente. El cultivo de coca en Colombia está en el mismo punto - o quizás un poquito más - en que estaba cuando empezamos.

El lunes, Señor Presidente, los titulares de los periódicos nos informaron que una unidad del ejército colombiano asesinó a una de las unidades anti-droga más exitosas, entrenada por Estados Unidos, en una emboscada intencionada y a sangre fría. Ayer, el Comité de Apropiaciones del Senado congeló $30 millones en ayuda militar porque estaba tan furioso por este asesinato y por la reciente certificación en tema de derechos humanos del Departamento de Estado.

Tenemos que responder a esto, Señor Presidente. Esta Cámara tiene que responder. Y este es el momento para hacerlo.

No estamos socavando al Presidente Uribe al aprobar esta enmienda. Colombia aún recibiría más de lo que el Presidente Bush pidió para el año fiscal 2007.

Pero podríamos enviar en fuerte mensaje a las Fuerzas Armadas Colombianas que no seguiremos escribiéndoles cheques en blanco. No seguiremos mirando al otro lado. No somos alguien de quien se puede tomar ventaja.

Y tenemos la oportunidad de hacer un verdadero bien con este dinero. Podemos apoyar la solicitud del Presidente Bush para el Fondo de Ayuda de Emergencia para Refugio e Inmigración. El Fondo actualmente tiene el saldo más bajo que ha tenido un una década. Por lo general, el Departamento de Estado retira de los fondos del ERMA entre $60 y $70 millones de dólares cada año. Simplemente hay demasiadas emergencias inesperadas que ocurren por todo el mundo. Sin el aumento proporcionado por esta enmienda, estaríamos poniendo en riesgo ayuda que puede significar la diferencia entre la vida y la muerte para personas afectadas por violencia trágica o emergencias ecológicas.

Bien sea si estamos considerando la frontera, cada día más explosiva, entre Chad y Sudán, o intentando prevenir interrupciones en la ayuda de alimentos en Kenia, Tanzania y Uganda, o tratando de responder rápidamente a las víctimas de terremotos y volcanes, este Fondo es una de las herramientas más efectivas del presidente.

Con esta enmienda le podemos dar al presidente lo que ha solicitado y lo que necesita para Colombia en el ACI, y le podemos dar lo que ha solicitado y lo que necesita para responder adecuadamente a las crisis de refugiados en casos de emergencia.

Y al mismo tiempo, por primera vez, le podemos enviar un fuerte mensaje al ejército colombiano que nuestro respaldo económico y nuestra paciencia se están acabando.


PONENCIA DE CIERRE

Señor Presidente,

Hemos oído los argumentos de la oposición. Aumentos masivos en fumigación. Apoyo abrumador para el Presidente Uribe. Disminución de secuestros. Ciudades y vías más seguras.

Pues bien, Señor Presidente, todo eso es cierto.

Pero aumentos masivos en fumigación no han conducido a una reducción alguna en el cultivo de coca.

Apoyo abrumador para el Presidente Uribe no ha resultado en una disminución siquiera mínima en la impunidad de que disfrutan los oficiales militares con vínculos a capos de droga, mafiosos, paramilitares, y quienes cometen crímenes violentos que atentan contra los derechos humanos, y otros actos criminales.

Los secuestros han bajado, pero los asesinatos, las desapariciones y las amenazas de muerte en contra de líderes de organizaciones sindicalistas, religiosas, indígenas, afro-descendientes, y de otros sectores se incrementan vertiginosamente, según el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, el Comité Internacional de la Cruz Roja, y todas las otras organizaciones reconocidas en tema de derechos humanos en el mundo.

Y si bien las ciudades y las vías están más seguras, las zonas rurales están tan peligrosas, violentas y sangrientas como siempre.

Podemos hacer algo bueno con esta enmienda. Podemos hacer algo correcto. Podemos proporcionarle al Presidente Bush algo más de lo que nos pidió, tanto para las emergencias de refugiados como para Colombia.

Urjo a mis colegas para que apoyen la enmienda McGovern-Leach-Payne-Lofgren-McCollum-Grijalva-Schakowsky-Lee.

Google
Search WWW Search ciponline.org

Asia
|
Colombia
|
|
Financial Flows
|
National Security
|

Center for International Policy
1717 Massachusetts Avenue NW
Suite 801
Washington, DC 20036
(202) 232-3317 / fax (202) 232-3440
cip@ciponline.org