This is an August 2007 copy of a website maintained by the Center for International Policy. It is posted here for historical purposes. The Center for International Policy no longer maintains this resource.

Home
|
Analyses
|
Aid
|
|
|
News
|
|
|
|
Last Updated:6/11/06

"En armonía, por el momento," por Adam Isacson, El Espectador (Colombia), 11 de junio de 2006


En armonía, por el momento

Adam Isacson

No debe sorprender que al gobierno de George Bush y a la mayoría republicana del Congreso estadounidense les complació muchísimo la reelección de Álvaro Uribe. La felicidad del Departamento de Estado fue evidente: en menos de 48 horas anunció una muy prorrogada “certificación” de Colombia. Dos veces cada año, la ley requiere que se certifique que las Fuerzas Armadas colombianas están mejorando su empeño en derechos humanos; cada certificación libera aproximadamente US$35 millones de ayuda militar. Este proceso ha sido controvertido, porque es difícil mostrar mejorías.

Los republicanos en la Cámara han buscado acercarse aún más a Uribe. A mediados de mayo, la Comisión de Apropiaciones hizo un cambio a la estructura de la ayuda hacia Colombia para 2007, quitando la ayuda económica (aproximadamente US$140 millones) del programa antinarcóticos y transfiriéndola a la ayuda económica corriente. “Es hora de dejar de tratar a Colombia como narcoestado,” dijo el Rep. Jim Kolbe, presidente republicano de la Comisión.

Pero hay una minoría que no ha perdido la capacidad de expresar dudas e inquietudes. Aunque es políticamente difícil retar a alguien que acaba de ganar con el 62 por ciento del voto, el mensaje de los demócratas y algunos republicanos menos derechistas es: “No se ha escrito ningún cheque en blanco”.

Por el lado de los demócratas, varios legisladores importantes están preocupados por el ambiente de derechos humanos en Colombia. Tienen fuertes dudas, por decir poco, sobre el proceso con los “paras.” Y están molestos por los escándalos de la infiltración del DAS, las torturas de reclutas en Tolima y, claro, Jamundí.

Y están actuando. Mientras escribo esto, el congresista Jim McGovern está promoviendo una enmienda en la Cámara para recortar fondos de las fumigaciones. Hace tres semanas, los destacados senadores Patrick Leahy, Chris Dodd y Barack Obama le enviaron una fuerte carta a Nicholas Burns, el número tres del Departamento de Estado, criticando una columna ciegamente optimista sobre Colombia que él había publicado en el Miami Herald.

Pero también hay algunos republicanos insatisfechos con los resultados de la lucha antidrogas bajo el Plan Colombia. Importantes senadores y congresistas del ala moderada de los republicanos (Charles Grassley, Richard Lugar, Jim Kolbe) han expresado malestar por el evidente fracaso de las fumigaciones como eje principal de la estrategia.

Entonces el panorama actual en Washington enfrenta, de un lado, los que tienen el poder y apoyan casi incondicionalmente a Uribe, y por el otro lado, una minoría que, aunque no se opone a un presidente tan popular, está incómoda y quiere ver cambios.

Este panorama puede cambiar en noviembre, cuando Estados Unidos elige una nueva Cámara y una tercera parte del Senado. Pero aun con una bancada demócrata fortalecida, Washington y Bogotá seguirán cantando el mismo coro, en perfecta armonía.

* Director de Programas del Center for International Policy

As of June 11, 2006, this document was also available online at http://www.elespectador.com/historico/2006-06-11/contenido_MI-12592.htm

Google
Search WWW Search ciponline.org

Asia
|
Colombia
|
|
Financial Flows
|
National Security
|

Center for International Policy
1717 Massachusetts Avenue NW
Suite 801
Washington, DC 20036
(202) 232-3317 / fax (202) 232-3440
cip@ciponline.org